jueves, 15 de enero de 2015

CUANDO LA PERVERSIÓN SE REPRESA



Tramoyistas renegados
—fingiendo, en bravatas de oratoria,
indignación por el dolor  ajeno
y el distanciamiento presente—,
se ocluyen tras las nubes del silencio
cuando a solas se desnudan.

Se tiñeron de elipsis las voces
y de nosotros llueven
los maremotos por llegar.

Como aerolitos húmedos
goteamos del miedo al egoísmo,
porque la supervivencia
tenemos por cumbre,
cuando la perversión se represa.



Pichy

3 comentarios:

  1. Dicen que la poesía es conocimiento, pensamiento y emotividad: este poema como tantos otros tuyos son testimonios descriptivos de las diferentes conductas humanas que observas. Son sentencias: les falta emoción, emotividad y lo que a mi nunca me gusta decir "corazón". Son fríos

    ResponderEliminar
  2. Notado, amigo. Aunque no te guste decirlo, debes expresarlo para mi bien. Gracias + Abrazos

    ResponderEliminar