miércoles, 14 de enero de 2015

BUSCABA NO SÉ QUÉ

No puedo recordar qué buscaba:

Yo montaba en una vieja bicicleta
bajando y subiendo cuestas
dejando que el viento borrara las ideas.

Los campos eran míos, las nubes se apartaban
y los perros me ladraban a mi paso.
Todo era campo y libertad.

Colores fosforescentes tocaban mis sentidos
como los dedos de un pianista experto
que acompañaba los cantos de Valderrama.

De pronto se pinchó la rueda delantera
y salí despedido sobre un acebuche
quedando colgado de su denso ramaje.

La imágenes cambiaron de tono, lugar y tiempo
y me vi sangrando como una granada abierta en dos
sin saber realmente qué había pasado...

Entonces me hice mayor
y tanta precaución tuve de ahí en adelante
que nada me salió como yo deseaba.

El acebuche me convirtió en alcornoque
y fui siempre un bellotero
con pocos éxitos, con pocas gracias...¡no, de nada!

© Luis Vargas

3 comentarios:

  1. Se me da bien el poema, amigo.

    Yo pusiera suspensivos en pasado, y, en la penúltima estrofa, trataría de no repetir ¨entonces¨. Pero, son ideas mías —nada que ver con el mejoramiento del poema—.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Pues como llevas razón, ya lo rectifiqué

    ResponderEliminar